5. Técnicas de movilización, traslado y deambulación:

5. Técnicas de movilización, traslado y deambulación:

En todas las técnicas de movilización es fundamental preservar la integridad del paciente, evitando que éste pueda sufrir cualquier daño o caída. La movilización puede hacerse para el traslado del paciente a otro lugar (de cama a camilla, de silla a cama, etc.); para la realización de pruebas, intervenciones, o tratamientos; para cambios posturales; o como ayuda en las actividades básicas diarias.

Además de la integridad del paciente, es necesario, e igualmente importante, preservar la seguridad del trabajador, siguiendo las normas de mecánica corporal para evitar lesiones a corto o largo plazo.

Las movilizaciones forman parte de las acciones terapéuticas en el campo de la recuperación, así como de las acciones preventivas de las úlceras por presión.

Cualquier tipo de movilización será ejecutada bajo las siguientes premisas:

  • Lentamente, con el fin de que el paciente se adapte al movimiento y para evitar toda respuesta refleja a un estiramiento demasiado rápido.
  • De forma lógica y progresiva, respetando los planos fisiológicos de movimientos de cada articulación. Al inicio del tratamiento se realizarán de forma repetida, suave, comprensible e indolora.
  • Siguiendo los principios de la mecánica corporal

Las movilizaciones podrán ser pasivas o activas. Hablamos de movilizaciones pasivas cuando se trata de la movilización de una o más articulaciones, mediante fuerzas externas al paciente y activas cuando la movilización la realiza el propio paciente voluntariamente.

Preparación para el traslado.

Para realizar de forma adecuada un traslado o movilización es necesario realizar ciertas acciones previas que nos faciliten el trabajo:

  • Llevar ropa adecuada para la acción que vamos a realizar; es decir, una vestimenta ancha que facilite los movimientos, así como cumplir con las medidas higiénicas y de barrera necesarias que vendrán dadas por el estado del paciente que vayamos a movilizar.
  • Utilizar un calzado no deslizante que nos ayudará en los apoyos y, por tanto, disminuirá la fuerza necesaria a utilizar en el proceso.
  • Contar con el número de personas necesarias para realizar la movilización, y así evitar lesionarnos, siempre teniendo en cuenta las normas de mecánica corporal.
  • Retirar previamente del entorno todo objeto que pueda molestar durante el proceso de movilización.
  • Explicar al paciente la acción que se va a realizar, procurando utilizar un lenguaje adecuado que facilite su comprensión y pedir su colaboración siempre que sea posible.

Utilizar un calzado con suela antideslizante.Devonn

Contar con los recursos humanos necesarios, no efectuar solos el traslado si no estamos seguros de poder. Así mismo hacernos con los recursos materiales necesarios.

  • Conocer y respetar las normas de la mecánica corporal.
  • Dejar el entorno accesible, retirar todos los objetos que puedan molestar.

– Durante la acción de movilizar se deben dar órdenes concretas, concisas y directas al paciente y al resto de los compañeros para evitar malentendidos y ayudar a una perfecta coordinación.

Movilización de personas dependientes.

La movilización del paciente nos será útil tanto para evitar daños y lesiones derivados del encamamiento prolongado, como para favorecer la autonomía y autocuidado del paciente.

El término “movilización” puede ser empleado para referirnos al programa de ejercicios realizados por el fisioterapeuta o bajo su supervisión, así como para otras técnicas de desplazamiento o movilización postural del paciente en la cama. Nos centraremos en la explicación de este último grupo de técnicas.

MUY IMPORTANTE

Procedimiento: PASOS PREVIOS a la a la puesta en práctica de TÉCNICAS de MOVILIZACIÓN

En todas las técnicas de movilización que vamos a describir a continuación, comenzaremos por:

Preparar el equipo necesario.

Lavarnos las manos.

Explicar el procedimiento al paciente, pidiendo su colaboración si fuese posible.

Frenar la cama y colocarla en posición horizontal.

Retirar almohadas y destapar al paciente.

Los profesionales se colocarán en el lateral de la cama hacia donde se quiera movilizar al paciente.

Se pedirá al usuario que coloque los brazos sobre el tórax; si no puede hacerlo por sí mismo, esto lo harán también los profesionales.

La fuerza se ejercerá sobre el paciente de forma suave y coordinada, evitando siempre causarle cualquier daño por pequeño que este sea.

Procedimiento: MOVER al paciente hacia la ORILLA de la CAMA

Suele utilizarse como paso previo para otras movilizaciones, como colocar al paciente en decúbito lateral o en decúbito prono, o trasladarlo a la camilla o a una silla. Esta movilización requerirá de dos personas en la mayoría de los casos.

Si el paciente colabora…

Los profesionales deben situarse cada uno a un lado de la cama con los pies separados, las rodillas ligeramente flexionadas y lo más cerca posible a la cabecera.

Pedir al paciente que doble las caderas y las rodillas, que mantenga la espalda recta y apoye las plantas de los pies en la superficie de la cama.

Cada profesional colocará uno de sus brazos bajo los hombros del paciente, con la mano apoyada en su axila o en su hombro más alejado; y el otro brazo, bajo sus muslos.

Pedir colaboración al paciente diciéndole que haga palanca con los talones y manteniendo elevada la cabeza.

Ayudar al usuario en el impulso hacia el lado de la cama al que se debe desplazar.

Reordenar la cama, colocar las almohadas bajo la cabeza y los hombros del paciente, y comprobar que está cómodo y con buena alineación corporal.

Si el paciente no colabora, …

Los cuidadores se posicionarán a un lado de la cama cada uno, con los pies separados, las rodillas ligeramente flexionadas y cercanos a la cabecera.

Cada uno colocará uno de sus brazos bajos los hombros del paciente y el otro bajo los muslos.

A continuación, flexionarán las rodillas del usuario.

Movilizar al usuario hacia la orilla de la cama «a la señal” de forma coordinada

Procedimiento: MOVER al paciente hacia la CABECERA de la CAMA

Muchos pacientes pueden tener elevada la cabecera de la cama. Sin embargo, al cabo de un tiempo, a menudo resbalan hacia la mitad o hacia los pies. Necesitarán entonces moverse hacia arriba para mantener una buena alineación corporal y estar cómodos.

Si el paciente colabora.

Colocar la almohada contra la cabecera de la cama, si el paciente puede estar sin ella. Así se evitará que se golpee la cabeza contra la parte superior de la cama o la pared durante la movilización.

El profesional debe situarse junto a la cama con los pies separados, las rodillas levemente flexionadas, y lo más cerca posible de la cabecera de la cama.

Pedir al paciente que doble las caderas y las rodillas, que mantenga la espalda recta y apoye las plantas de los pies en la superficie de la cama.

Colocar uno de nuestros brazos bajo los hombros del paciente, con la mano apoyada en su axila o en su hombro más alejado; y el otro brazo, bajo sus muslos.

Pedir al paciente que se sujete al cabecero o se ayude apoyando las manos sobre la cama y se impulse «a la señal” hacia arriba, haciendo palanca con los talones y manteniendo elevada la cabeza.

Ayudar al usuario en el impulso, desplazando el peso de nuestro cuerpo de la pierna de atrás a la de delante.

Reordenar la cama, colocar las almohadas bajo la cabeza y los hombros del paciente, y comprobar que está cómodo y con buena alineación corporal.

5. Técnicas de movilización, traslado y deambulación:

Si el paciente no colabora, …

Colocar la almohada contra la cabecera de la cama.

Cada cuidador se posicionará a un lado de la cama, con los pies separados, las rodillas ligeramente flexionadas, y cercanos a la cabecera.

Cada uno colocará uno de sus brazos bajos los hombros del residente y el otro bajo los muslos.

Flexionar las rodillas del usuario.

Movilizar al usuario hacia la cabecera de la cama «a la señal” de forma coordinada,

cambiando el peso del cuerpo de la pierna de atrás a la de delante.

Reordenar la cama, colocar la almohada bajo la cabeza y hombros del paciente y comprobar que está cómodo y bien alineado.

5. Técnicas de movilización, traslado y deambulación:
Procedimiento: COLOCAR al paciente en DECÚBITO LATERAL

Se emplea como cambio postural de decúbito supino a lateral o como ayuda para realizar diversos procedimientos como la higiene, el cambio de pañal o el cambio de cama de paciente encamado.

En la mayoría de los casos, requerirá de dos profesionales actuando de forma coordinada.

Mover al paciente hacia la orilla de la cama contraria a la que se va a girar su cuerpo, con cuidado de posibles caídas.

Una vez colocado, flexionar la pierna y el brazo más cercano a la orilla de la cama, separándole el brazo más alejado para evitar que ruede sobre él.

El profesional del lado libre tirará suavemente del hombro y la cadera del paciente hasta la posición de decúbito lateral.

Realizar procedimientos si fuesen necesarios (aseo, curas, cambio de pañal,…)

Reordenar la cama, colocar la almohada y comprobar la alineación. Para mantener la posición, nos ayudaremos de cojines o almohadas si es necesario

Ver video: Colocar al paciente a decúbito lateral

Procedimiento: COLOCAR al paciente en DECÚBITO PRONO

Se emplea como cambio postural de decúbito supino a decúbito prono o para realizar algún procedimiento (curas, masajes, exploraciones, etc.). Serán necesarios dos profesionales en la mayoría de los casos.

Mover al paciente hacia la orilla de la cama contraria a la que vamos a girar el cuerpo.

Una vez colocado, flexionar el brazo más cercano a la orilla de la cama, acercándole el brazo más alejado al cuerpo para facilitar que ruede por él.

Cruzar la pierna más cercana a la orilla sobre la más alejada para favorecer el rodamiento.

El profesional del lado libre tirará suavemente del brazo flexionado y la cadera, colocando al usuario en decúbito prono.

Realizar procedimientos si fuesen necesarios.

Reordenar la cama, colocar almohadas y comprobar alineación.

Ver video decúbito prono

Procedimiento: SENTAR al paciente en la ORILLA de la CAMA

Suele ser previo a la deambulación. Esta movilización puede ser ejecutada por un solo profesional.

Mover al paciente hacia la orilla de la cama.

Colocar la cama en posición Fowler.

Colocar un brazo por detrás de los hombros del paciente sujetando el hombro más alejado con la mano y posicionar la otra mano en sus piernas por encima de las rodillas.

Realizar un movimiento circular, elevando las rodillas y rotando su cuerpo en un solo movimiento hasta que quede sentado en la orilla de la cama con las piernas colgando

Ver video:

Procedimiento: LEVANTAR al paciente para DEAMBULACIÓN o para SENTARSE en una SILLA

Se emplea en pacientes con buena movilidad para desplazamientos o cambios posturales de cama a sillón.

Sentar la paciente en la orilla de la cama.

Colocarse frente a él con las caderas y rodillas flexionadas y éstas últimas pegadas a las del paciente, bloqueando a la vez sus pies con los nuestros.

Rodearle con los brazos por debajo de las axilas.

De forma simultánea, el cuidador irá estirando las rodillas y le indicará al paciente que intente levantarse, tirando en ese momento de él hacia arriba hasta colocarlo de pie.

Si queremos sentarlo en una silla o sillón, realizar un giro sobre nosotros mismos sin soltar al paciente e ir flexionado las rodillas para ir bajándolo lentamente hasta colocarlo en la silla preparada previamente en la posición adecuada.

Ver video: Movilizaciones