MÓDULO 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Tema 1

MÓDULO 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Tema 1

UNIDAD FORMATIVA 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN INSTITUCIONES SOCIALES

TEMA 1. INTERVENCIÓN EN LA ATENCIÓN A LAS PERSONAS DEPENDIENTES Y SU ENTORNO

 

Introducción

Habitualmente se entiende por institución cualquier organismo o grupo social que, con unos determinados medios, persigue la realización de unos fines o propósitos; en este caso y respecto al tema que nos incumbe entendemos por “instituciones sociales” aquellos organismos que persiguen el desarrollo de la autonomía y los cuidados sociales y sanitarios de personas que, por diferentes causas, se encuentran en situación de dependencia. Estos cuidados comprenden los cuidados sanitarios de larga duración, los periodos de convalecencia y la rehabilitación en aquellas personas que sufran algún déficit funcional.

Tal como se establece en la Ley 16/2003 de 28 de mayo, de cohesión y calidad del sistema nacional de salud, serán las Administraciones Públicas de las Comunidades Autónomas quienes lleven a cabo y coordinen estos servicios.

En este primer tema, se expone los conceptos relacionados con el procesointerventivo con personas dependientes, concretamente se centra en las distintas instituciones y centros destinados a este sector de la población, así como las tareas a desarrollar por los profesionales sociosanitarios, en cuanto a las competencias y responsabilidades necesarias.

Para comprender el tipo de atención que debe ofrecerse desde las instituciones sociales a personas dependientes, primero es necesario tener en cuenta a qué hace referencia el concepto de persona dependiente.

Situación en España de los servicios sociales para personas dependientes. La atención sociosanitaria a personas dependientes

Consideramos a una persona como dependiente cuando se encuentre en una situación o estado de características generalmente permanentes en la que por algún motivo dicha persona ha perdido o visto reducidas sus facultades o capacidades para llevar una vida totalmente autónoma, o bien cuando no ha podido desarrollar dichas capacidades completamente hasta niveles que le permiten una actuación independiente y una adaptabilidad a las demandas ambientales y sociales.

 

La dependencia implica la necesidad de atención, apoyo o supervisión por parte de otras personas (o recursos) ajenas al propio sujeto con el fin de poder realizar las actividades del día a día o bien para mantener una actuación lo más autónoma posible.

Si bien por lo general cuando se habla de dependencia suele pensarse en personas con discapacidad intelectual o algún tipo de enfermedad neurodegenerativa, lo cierto es que dentro del concepto de persona dependiente se incluyen también aquellos sujetos que tengan algún grado de discapacidad física, sensorial o cuya actividad vital se vea altamente interferida por la presencia de algún tipo de problema psiquiátrico.

Además, también se incluyen las personas de edad avanzada o que tengan una salud delicada que precise de asistencia continua.

En algunos casos la persona se encuentra en una situación de incapacitación legal y puede estar tutorizada por un familiar o fundación, si bien no es necesario estar legalmente incapacitado para tener algún grado de dependencia.

Así pues, el apoyo o atención sociosanitaria no es algo que implique únicamente una actuación a nivel cognitivo sino una atención asistencial integral, que puede incluir diferentes tipos de actuaciones en función de las necesidades, dificultades y/o potencialidades del sujeto. Es importante valorar que la intención de este tipo de servicios no es únicamente la de paliar posibles déficits, sino que también se encarga de maximizar y optimizar las fortalezas del individuo, así como su calidad de vida.

También debe tenerse en cuenta que al hablar de atención sociosanitaria en instituciones sociales hacemos referencia a una atención que se ofrece en una organización o estructura dedicada al servicio y búsqueda del bienestar de los usuarios, y cuya actuación puede llevarse a cabo en múltiples entornos.

Desde siempre, la Administración Pública se ha encargado de proporcionar losservicios sociales necesarios para atender a las personas mayores.

Sin embargo, en la actualidad, la iniciativa privada, con o sin ánimo de lucro,ha pasado a ser la protagonista en la oferta de dichos servicios, generando unaimportante mejora en el número y la calidad de los recursos.

Este protagonismo de la iniciativa privada se debe a:

  • Una mala coordinación entre los servicios sociales y el sistema sanitario.
  • Criterios de acceso que dan prioridad a personas solas y desatendidas, «castigando» con ello a las familias más responsables de sus mayores, que también necesitan de estas ayudas.
  • Predominio de las residencias sobre cualquier otro modelo de apoyo al dependiente. A veces constituyen la única alternativa viable para la familia, sin ofrecerle posibilidad de elección.
  • Los profesionales del sector cuentan con escaso reconocimiento a su labor y no se favorece la investigación.

 

Los servicios sociales se encuentran implantados, pero con diferente grado de desarrollo, en toda la geografía española. También son diferentes sus costes, calidad, requisitos de acceso, etc.

MÓDULO 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Tema 1

  1. Instituciones y programas de atención sociosanitaria a personas dependientes.

Una institución destinada a prestar servicios a personas mayores con dependencias se define como un centro gerontológico abierto, de desarrollo personal y atención sociosanitaria interprofesional, en el que viven temporal o permanentemente personas mayores con algún grado de dependencia. (Rodríguez, 1999).

Esta definición se aleja del concepto tradicional que se tenía de las institucionescomo entidades al margen de la comunidad, para dar paso al concepto de centro abierto, en el cual se pretende que la persona que ingrese en él no rompa elcontacto con la realidad social de la que hasta ese momento formaba parte, que,en lugar de ser apartada de su entorno habitual y conocido, continúe formandoparte de este, manteniendo sus grupos o integrándose en otros nuevos.

Para conseguirlo, las instituciones o centros gerontológicos deben cumplir doscondiciones principales

  • Proximidad física, es decir, que se hallen en la misma comunidad de residencia habitual del anciano; de ese modo, disminuye la sensación de desarraigo y se favorece el contacto con su red social habitual.
  • Intercambios bidireccionales, es decir, que los beneficiarios del servicio participen tanto en las actividades programadas por el centro y desarrolladas en el exterior (p. ej., excursiones), como en la vida de dicho centro (p. ej., visitas de colegios, bandas de música en fiestas, etc.).

Aunque los datos estadísticos afirman que los mayores desean envejecer en sudomicilio habitual, las circunstancias derivadas de su estado de salud, así comode su situación económica y social, ponen en evidencia la necesidad de recibirunos cuidados que no se pueden dispensar fuera de una institución residencial,sobre todo porque las alternativas a ese tratamiento institucional (SAD o Serviciode Asistencia a Domicilio, teleasistencia, centros de día) no están suficientemente desarrolladas para cubrir todas las necesidades del colectivo.

En lo que respecta al tipo de recurso o institución social o sociosanitaria ofrecida a personas en situación de dependencia, podemos encontrar diferentes categorías con distintos objetivos y tipos de tratamientos o apoyos ofrecidos. En este sentido algunos de los más usuales son los siguientes.

  1. Servicio de prevención de situaciones de dependencia

Se trata de dispositivos cuyo principal cometido es la de intentar prevenir o limitar la posibilidad o empeoramiento de situaciones de dependencia en población de riesgo, siendo el ejemplo más evidente el de personas con una discapacidad congénita o las personas con una edad avanzada. Así, en este tipo de dispositivos se trabaja con población que o bien no tiene aún una situación de dependencia o bien se busca que esta no limite más de lo que ya lo esté haciendo la autonomía de la persona.

El servicio de teleasistencia consiste en que el usuario, que permanece en su casa, siempre tiene a mano un aparato (generalmente colgando del cuello o en forma de pulsera) que le permite, con solo pulsar un botón, comunicarse con los servicios de urgencia.

La llamada se recibe en una centralita telefónica, cuyos profesionales serán los que deban valorar la necesidad de enviarayuda médica, psicológica o de cualquier otro tipo, mediantelos servicios de urgencia que funcionan habitualmente en cadacomunidad autónoma.

Este servicio suele ser muy valorado por los dependientes ypor sus familias, que son avisadas en caso de urgencia, dadoque los profesionales que prestan el servicio disponen de losteléfonos de los familiares allegados al usuario.

Una cobertura de este tipo, 24 horas al día y 365 días al año,aporta mucha tranquilidad a los dependientes y a sus familias.

MÓDULO 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Tema 1

  1. Hospitales y Centros de Día

Probablemente los tipos de servicio o institución sociosanitaria más conocidos, los centros de día y hospitales de día tienen como principal objetivo el proporcionar una atención completa e integral a los usuarios con el fin de incrementar o mantener su nivel de autonomía, participación sociocomunitaria, capacidad para la autogestión y en general su calidad de vida.

Los centros de día son instituciones de atención especializada, a los que las personas dependientes acuden durante un número determinado de horas.

Este tipo de servicio intermedio favorece la permanencia del sujeto en su domicilio, como es la preferencia de la mayoría de los ciudadanos y, además, constituye una importante ayuda para las familias.

Lamentablemente, el número de centros de día es todavía muy escaso en relación con las necesidades detectadas. Además, suelen presentar una importantecarencia, como es la falta de un equipo profesional adecuado que pueda realizar evaluaciones y tratamientos individualizados.

Las actividades realizadas en los centros de día son heterogéneas, según lasregiones y el carácter público o privado de la institución

Su labor biopsicosocial suele incluir la aplicación de medidas de rehabilitación, restauración o compensación de funciones, orientación y asesoramiento para el usuario, facilitación y entrenamiento de la vinculación social y familiar sin tener por ello precisar de un ingreso, favorecer hábitos saludables, realizar un control de la situación y proporcionar un apoyo tanto al usuario final como a su entorno.

MÓDULO 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Tema 1

  1. Centros de Atención Residencial

En la actualidad, la tendencia es que los servicios residenciales se integren en el medio comunitario más cercano al que residía la persona dependiente, para favorecer una mayor cobertura de sus necesidades y facilitar el accesode su familia.

Aunque se trata de un recurso con mayor disponibilidad que los anteriores, hayque realizar una importante matización referente al acceso.

Así las cosas, quienes acceden a las plazas de servicios residenciales dependientes de la Administración son las personas con rentas más bajas. Las queposeen un nivel adquisitivo medio-alto acceden a las residencias privadas. Pero,entre ambas, existe una franja intermedia de población (la más amplia), que nopuede acceder a ninguna de las dos opciones y queda desasistida. Las únicassoluciones para ese colectivo son el acceso a residencias privadas de preciomedio y calidad dudosa, o la permanencia en el propio domicilio utilizandoayudas parciales.

En cuanto al modelo a seguir, tanto las Administraciones Públicas como las empresas privadas suelen preferir la construcción de residencias de gran tamaño,en las que la relación entre inversión y servicio ofrecido, o beneficio obtenido,es mayor que en las de pequeño tamaño. De ese modo, el gran número de residentes también tiene su reflejo en la heterogeneidad de sus necesidades.

Así, en las residencias públicas conviven personas que sufren graves problemasde dependencia con otras relativamente válidas. Pero en las privadas el contraste es aún mayor. En todo caso, el impacto psicológico de la convivencia o lasimple contemplación de personas en situación de dependencia más grave quela propia pueden ser negativos y es un aspecto para tener en cuenta.

En algunos casos, los profesionales de la asistencia social recomiendan retrasarla decisión de ingreso en una residencia precisamente porque el cambio deentorno puede resultar más negativo que una atención en el propio domicilio,aunque está presente dificultades y resulte incompleta.

Este, cuando se trata de una residencia pública (y, por tanto, gratuita), se hacea través de una larga lista de espera; en el caso de una residencia privada, elingreso suele ser casi inmediato por el elevado coste de esta.

Este último tipo de centro, también altamente conocido, se dedica a ofrecer una atención sociosanitaria también integral, pero en personas que están ingresadas o ubicadas en el mismo servicio, en el cual viven (bien sea de manera permanente o temporal).

En dichos centros los usuarios realizan diferentes tipos de actividades, talleres o terapias (dependiendo del caso) que permiten mejorar y/o preservar su autonomía y/o capacidades, favorecer su vinculación y socialización.

  1. Otros tipos de servicio

Si bien los tres anteriores son algunos de los más usuales, también cabe mencionar la existencia de otros muchos tipos de servicio asistencial a personas dependientes. Entre ellos podemos encontrar el servicio de teleasistencia o la ayuda a domicilio.

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es el recurso mejor valorado y el mássolicitado por las personas dependientes, ya que les permite permanecer en sudomicilio habitual; sin embargo, la oferta actual no cubre las necesidades de lademanda. Además, las horas dedicadas a cada usuario son muy reducidas yvariables según las comunidades autónomas.

Lo prestación de servicios a través de las SAD debe vincularse a una valoraciónindividual de las necesidades del usuario y al seguimiento constante de su evolución.

Desde la entrada en vigor de la Ley de Promoción de la Autonomía y Atencióna las Personas en Situación de Dependencia (LAPAD), los cuidados a la personadeben ser prioritarios sobre los del hogar. Pero esto implica una cierta contradicción, ya que la relación entre ambas necesidades es muy estrecha: un hogaraseado y ordenado, y la realización de unas compras de alimentos adecuadasa las necesidades, son tareas básicas para mantener la salud física y psicológica del usuario.

Todo ello choca con la realidad: se dedican poca inversión y recursos a realizarlas valoraciones individuales de las necesidades del usuario y al seguimientode estas, pues los asistentes sociales están desbordados. Además, no existe una adecuada coordinación con la asistencia sanitaria. Por tanto, la eficaciareal que se obtiene con el servicio de ayuda a domicilio es, en la práctica,bastante pobre.

Asimismo, y a nivel más íntegramente sanitario podemos encontrar diversos servicios dentro de la cartera de la salud pública, como por ejemplo las unidades de alta dependencia psiquiátrica o el ingreso en unidades de agudos o subagudos, neuropsiquiatría o psicogeriatría.

MÓDULO 1. APOYO EN LA ORGANIZACIÓN DE INTERVENCIONES EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Tema 1